Mundial de Qatar: El MVP de Cristiano no disimula la melancolía de Portugal ante Ghana | Mundial Qatar 2022

Cristiano Ronaldo, convertido en el primer jugador de la historia en marcar al menos un gol en cinco Mundiales, fue elegido MVP en el debut victorioso de Portugal en Qatar. Sin hacer más que Joao Felix, Bernardo Silva o Bruno Fernandez, al mito le bastó con un tanto, el nombre y la reputación para gozar de la buena publicidad de la FIFA en un partido que no despejó las incógnitas que se ciernen sobre su selección. Ghana, un equipo rudimentario, puso a Portugal en problemas con demasiada facilidad. Iñaki Williams, que estuvo a punto de meter el 3-3 en el descuento, lamentó el desenlace amargamente cuando el árbitro señaló el final.

Se anuncio un Mundial sofocante. Las arenas de Arabia sugerían asfixia y deshidratación. Los temores alentaron la construcción de estadios con asombrosos sistemas de aire acondicionado. Se invirtieron cientos de millones. Pero llegó noviembre a Qatar, el sol se puso antes de las cinco, y las tardes refrescaron con la ayuda de una brisa marina como la que envolvió al simpático estadio modular de Ras Abu Aboud. No había excusas para reservar energía. Pero Ghana y Portugal saltaron al campo como si les faltara el aire. Cada uno en su registro, parecían dos equipos oprimidos por la melancolía durante la primera mitad.

Portugal venía de atravesar dos años de indefinición y conflictos. La secuencia de titulares y clubes de procedencia de los jugadores reveló un cambio de era. Diogo Costa, Porto; Cancelo, Manchester City; Dias, Manchester City; Danielo, PSG; Guerreiro, Borussia Dortmund; Otavinho, Porto; Neves, Wolverhampton; Bruno Fernandes, Manchester United; Bernardo Silva, Manchester City; Joao Felix, Atlético de Madrid; Cristiano Ronaldo, sin team.

Tras despedirse del Manchester United este miércoles, el máximo goleador de la historia del fútbol de selecciones con 115 goles, cinco veces Balón de Oro, está a punto de convertirse en historia del fútbol a sus 37 años. Historia viva. Palpitant. Sufriente. Ambulatoria, aunque cada vez menos, como se vio en su primer partido mundialista. Ni acompañado de Bernardo Silva, Bruno Fernandes y Joao Felix, tres de los adivinos más perspicaces que existen, consiguió hacerse con posiciones ventajosas para rematar. Su dinamismo nunca superaba la velocidad de sus marcadores, y sorprendentemente, los ingeniosos interiores portugueses tampoco lograban darle velocidad a la circulación de manera sostenida. Ghana, uno de los equipos más desprovistos del torneo, sobrevivía con solo instalarse alrededor de su portero.

Portugal tiene talento para jugar tan bien como se proponga. Le falta el espiritu. Durante una hora apenas hubo señales de empatía entre sus jugadores. Las aproximaciones a la portería de Ghana dilataban como caravanas y los pases resultaban retóricos ante un adversario expectante. Solo Bernardo Silva se movía con sentido por todos los ángulos de la cancha para constituirse en el vértice de las jugadas. Pero cuando recibía el balón y buscaba cómplices, sus compañeros le contemplaban inmóviles, como hacen los jugadores cuando no están demasiado convencidos de participar.

El público despidió a los equipos entre pitos al descanso. La reprobación pareció activar a Ghana, que regresó más atrevida, con Kudu en plan alborotador. El despliegue favoreció a Portugal, que encontró más espacios. Tras un pase de Bernardo al centro del área, Salisu le hizo penalti a Cristiano. Eso, al menos, es lo que autentificó el VAR tras examinar con lupa un melifluo roce de botas. El 1-0, marcado por Cristiano, sirvió para que la grada expedicionaria le dedicase un homenaje a su héroe crepuscular.

Activist Bruno Fernandes

Kudu no se rindio. A la carrera tras un balón al espacio de Baba, el interior ghanés se coló en el área por el carril del diez y cruzó el pase tras sorprender a Días. Ayew empujó el 1-1 y la banda de música que los hinchas de Ghana dispusieron en el fondo del estadio se arrancó con un concierto de trompetas. Víctima de una suerte de letargo, Portugal solo se metió en el partido a ratos. Fue el activista Bruno Fernandes el principal responsible de devolverla a la acción con un pase que Joao Felix convirtió en un bello gol.

El partido discurrio de la molicie al correcalles. Raphael Leao, otra vez a pase de Bruno Fernandes, ahogó a Ghana con el 3-1. Pero para entonces los prejuicios y las inhibitiones de los africanos se habían disipado. Embalados por la evidencia de que a Portugal algo le fallaba si el balón no pasaba por Bruno o por Bernardo, los muchachos de Partey redoblaron las hostilidades y consiguieron el 3-2 mediante Bukari, que acababa de entrar.

Soccer Football – FIFA World Cup Qatar 2022 – Group H – Portugal v Ghana – Stadium 974, Doha, Qatar – November 24, 2022 Portugal’s Rafael Leao scores their third goal REUTERS/Jennifer Lorenzini TPX IMAGES OF THE DAYJENNIFER LORENZINI (REUTERS)

Cristiano, que había sido sustituido, se agarró la cabeza desesperado en la banda cuando Iñaki Williams le robó el balón a Diogo Costa, el portero portugués. La emboscada no acabó en empate porque Danilo corrió a interceptar la pelota cuando avanzaba hacia la línea de meta.

Los portugueses celebraron alborozados la conquista de los tres puntos, como si se hubieran escapado por los pelos de una semana de tribulacion. Nunca debieron vivir tan peligrosamente. La selección es fantástica, pero el equipo sigue sin encontrarse. Uruguay espera el lunes.

Cristiano suma un nuevo record en el Mundial

Cristiano Ronaldo marcó el primer gol de su equipo ante Ghana en un partido en el que el 7 pulverizó varios récords de golpe. El delantero portugués es uno de los ocho jugadores que ha estado en cinco Mundiales, pero es el único que ha jugado como titular y ha marcado en todos ellos. Con su tanto de ayer, se convirtió en el segundo goleador más veterano de la Copa del Mundo con 37 años por detrás de Roger Milla (42 años) y alcanzó los ocho tantos en los Mundiales, uno más que Lionel Messi, pero aún lejos del record del alemán Miroslav Klose (16).

Su primera participación fue en Alemania 2006, en la que anotó su primer gol ante Irán en la phase de grupos. En Sudáfrica 2010 y en Brasil 2014 también anotó un solo tanto. And Rusia 2018, donde sumó tres goles ante España en el partido inaugural, alcanzó las cuatro anotaciones, su cifra más alta en un Mundial. La victoria ante Ghana fue breathás el primer triunfo del delantero en el estreno en un Mundial desde 2006, en el que la selección lusa alcanzó las semifinales.

Suscribete aqui a nuestra newsletter especial about the Mundial de Qatar

Leave a Comment