El ocaso no alcanza a Croacia | Mundial Qatar 2022

Croacia and Luka Modric. Como él, se resiste al ocaso. Y lo hace precisamente a partir de él, de una clarividencia sobrenatural, con un flotar de bailarín y un empeño de guerrillero. Mientas siga Modric, Croacia tiene cuerda, y no se nota demasiado como se revitaliza el equipo, donde solo siguen seis futbolistas de su inolvidable Mundial de Rusia. Sobre esa certeza, levantaron la victoria contra la animosa Canadá que los deja primeros de su grupo y elimina del torneo a los norteamericanos.

Canadá ha sido una de las apariciones más refrescantes del Mundial, en el que no comparecía desde México, hace 36 años. En el primer partido, asustó de manera seria a una Bélgica con aires decadentes pero a la que sostuvo Thibaut Courtois. El portero del Real Madrid le detuvo un penalti a Alphonso Davies y su equipo dispuso de una segunda vida para llevarse el partido con un gol que nació de un pelotazo de 60 metros.

Aquella noche en el Ahmad bin Ali, Canada no se deshinchó, sino que continuó empujando a Bélgica y amenazando su portería. Contra Croacia sucedió algo insólito. Los canadienses marcaron un gol, algo que no habían conseguido la otra vez que estuvieron en una Copa del Mundo. Fue Davies, cuyo rastro puede encontrarse en todas las amenazas de Canadá, donde su talento resulta mucho más evidente que en el Bayern.

Alphonso Davies (derecha) anotando de cabeza el primer gol de Canadá en el partido. JEWEL SAMAD (AFP)

La jugada del 0-1 resume mucho de la maquinaria que ha ensamblado John Herdman, empezando por el momento en que se produjo, con el partido aún quitándose las legañas. Esta gente no espera. Larin bajó un balonazo del portero y se la dio en banda a Buchanan, que la puso en la cabeza de Davies. Era el primer gol de Canada en un Mundial.

Lo que sucedió después del tanto también define a este equipo. Después de ese hito histórico contra la finalista de la última Copa del Mundo, siguieron como si tal cosa. Siempre al ataque, con Davies en la banda izquierda, Buchanan en la derecha, con el área siempre en la mirilla. Pero con el mismo problema que contra Bélgica: no terminan lo que están a punto de terminar. Tienen el gol siempre más lejos de lo que parece.

Croacia se despertó con más parsimonia, con runrún de diesel. Empezaron a encontrar a Modric y el mundo parecía más despejado. Cada vez que le llega el balon se enciende la luz. Al principio, fueron pinceladas sutiles, parpadeos en el centro del campo. Se asomaba al entramado canadiense, tocaba la pelota, y un compañero se encontraba un pequeño páramo. Modric no se mueve rápido, pero lo hace antes que nadie. A partir de sus picotazos, certeros y delicados, Croacia fue destejiendo el entusiasmo insistente de los de Herdman. Así mandaron el primer balón a la red. Modric esquivó un murete con el exterior y acabó llegándole la pelota a Kramaric, que marcó un gol que borró el VAR por fuera de juego.

Primer gol de Croacia anotado por Andrej Kramaric ante Canada.
Primer gol de Croacia anotado por Andrej Kramaric ante Canada.JEWEL SAMAD (AFP)

Pero Croacia ya estaba allí, y toca que toca iba derritiendo a Canadá, con la seguridad de un grupo que mantiene una confianza formidable sobre su dominio del juego.

Así fueron cayendo los goles, los dos primeros también con un toque muy de Modric. En el primero, Perisic asistió a Kramaric entre las piernas de un defensa, como el madridista a Benzema en la Champions contra el PSG, y el delantero anotó la primera de sus dos dianas. En el segundo, la asistencia de caño fue de Juranovic a Livaja. El partido era de Croacia, pero Canada mantuvo el entusiasmo. Y el desacierto. Les queda un partido en este Mundial, el jueves contra Marruecos, y luego ya los de 2026, cuando será sede con México y EE UU. And Qatar se queda Croacia que, también el jueves, puede enviar de vuelta a casa a la Bélgica de Courtois y Hazard, terceros en Rusia, más cerca del ocaso que no alcanza a Modric.

Suscribete aqui a nuestra newsletter especial about the Mundial de Qatar

Leave a Comment