Otro chasco para Carlos Sainz, multado por exceso de velocidad | Deportes

Sébastien Loeb tardó en montar su tienda para irse a descansar, pero lo consiguió y parece que durmió plácidamente rumbo a una nueva victoria de etapa en el Dakar. Le llegó por sorpresa al francés, que vio como Carlos Sainz apretaba las tuercas a su magullado Audi para imprimir el mejor ritmo de la jornada, una actuación inútil después de que los comisarios le aplicaran una sanción de cinco minutos por saltarse el límite de velocidad. Otro giro negativo a su funesta participación. El piloto madrileño, que ya no tiene nada que perder y no cuenta para la victoria general, dominó la octava especial, pero volvió a quedarse sin premio después de ser cazado a 70 km/h en una zona de 30 km/h.

Era la segunda jornada de la etapa semi-maratón improvisada por la organización, con salida y llegada a Al Duwadimi, campamento inundado hace unos días donde anoche durmieron sin comodidades los participantses. Unos instalaron las tiendas de campaña dentro de la carpa de cáterin o la del centro de prensa (es el caso de Sainz), mientras que otros como Loeb optaron por dormir al raso. “No es lo mío, qué quieres que te diga”, ironizó el francés mientras intentaba colocar su tienda sobre el barro. “¿Tenemos piquetas?” Fue otra vuelta de tuerca en el Dakar más duro que se recuerda, ya que la verdadera maratón (sin asistencia técnica de ningún tipo) se disputa el próximo jueves y viernes en medio de la nada.

Loeb ganó con un tiempo de 3h 34m 24s por delante de Nasser Al-Attiyah (+2m 11s), que sí apretó a sabiendas de que tras un largo enlace hasta Riad, los mecánicos tendrán tiempo esta noche y mañana, día de descanso, para dejar su Toyota impecable. El líder de la general mantiene más de una hora de ventaja sobre Henk Lategan, su compañero de equipo y máximo perseguidor ahora que el rally llega a su ecuador. Al francés del BRX, el único del resto de favoritos que todavía espera con la caña de pescar, le saca 1h 52m 06s.

La paliza de los últimos días ha castigado a todos, pero particularmente a Sainz ya su copiloto Lucas Cruz. Han sido 2,604 km and tres jornadas, 1,036 de ellos cronometrados. Ellos se han tirado,además, casi ocho horas sin movese en medio del desierto, esperando al camión de asistencia después de accidentarse y despedirse de la victoria general en la sexta etapa, y de tener que asistir el coche de su compañero Mattias Ekström en la septima. “El balance de la primera semana, complicado. Un poco decepcionado por cómo han ido las cosas para todo el equipo Audi, con los problemas que tuvimos Stéphane y yo, los de Mattias… Lo único que podemos hacer es seguir hacia adelante”, resumía.

Howes mantiene el liderato en motos

Ross Branch (Hero) ganó la etapa en categoría de motos con un tiempo de 3h46m18s por delante de Daniel Sanders (GasGas) y Mason Klein (KTM), que recibió una sanción de dos minutos y se quedó sin el liderato de la general. Skylar Howes (Husqvarna) mantiene el puesto de referencia con 1m13s over Kevin Benavides y Klein. Joan Barreda perdió 12 minutos y medio después de salir cuarto en la octava especial. Tanto él como sus compañeros que abrían pista (Luciano Benavides, Howes y Toby Price) perdieron mucho tiempo respecto a los corredores que les siguieron más tarde las huellas.

El castellonense cae a la octava plaza de la general y está a 8m21s del líder. Lorenzo Santolino, salmantino de 35 años que fue sexto en 2021, es duodécimo en la tabla a 31m22s y busca llegar a Dammam entre los diez mejores pilotos de la prueba.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment