Liberar a Facundo Campazzo | Deportes

De la NBA a la grada. El viaje de Facundo Campazzo de vuelta a Europa ha desembocado en un laberinto judicial y con el hombre sin poder jugar en la Euroliga. El base argentino se convirtió en una de las piezas más codiciadas para los equipos europeos cuando a finales de noviembre los Dallas Mavericks decidieron que ya no contaban con él. A pesar de que la mayoría de grandes conjuntos en Europa tenían ya las plantillas cerradas y los presupuestos agotados, la puja por un jugador diferencial como el Facu comenzó en los despachos. El Real Madrid poseía el derecho de tanteo sobre Campazzo después de su exitoso paso por la casa blanca (2014-2020, cesión incluida al UCAM Murcia), ya su favor jugaba también el hecho de que el argentino debe todavía a la entidad 2,6 millones de euros del pago de su cláusula: los seis millones que abonó para quedar libre y marcharse hace tres años a los Denver Nuggets, el cheque más alto en la historia en el baloncesto europeo.

El Madrid apretó hasta donde pudo pero sin igualar en el plazo de 10 días del que disponía la mareante oferta del Estrella Roja: 1,8 millones para el Facu por lo que resta de temporada y 2,5 millones por la siguiente, aunque con un asterisco, la posibilidad de salir en el próximo verano por unos 50,000 euros. Entonces Campazzo será agente libre y seguramente recibirá ofertas que le llenen los bolsillos, aunque siempre con el recuerdo de la deuda pendiente con el Madrid. Hasta esa nueva encrucijada, el argentino juega la Liga del Adriático con el Estrella Roja, pero no puede alistarse en la Euroliga por una sanción administrativa al conjunto que ahora entrena Dusko Ivanovic. El Panel de Finanzas de la competición europea castigó al Estrella Roja con la prohibición de inscribir jugadores hasta el 1 de marzo por impagos e irregularidades en la documentación económica. Según el Panel, el club tenía “deudas vencidas con jugadores de temporadas anteriores y la actuales”, y proporcionó “información falsa o inexacta, lo que le permitió obtener una ventaja competitiva indebida y continuar con sus operaciones normales a pesar de una irregularidad”. Y era reincidente, ya que había sido sancionado en dos ocasiones anteriores.

La multa fue de 25,000 euros y el frenazo a nuevos fichajes, un castigo que ha dejado a Campazzo en la grada en la competición europea. Desde ese asiento tiene previsto ver este martes el Estrella Roja-Real Madrid, el encuentro para el que estaba señalado como protagonista y en el que pasará a espectador. “Estoy cansado y triste por toda esta situación. Lo único que pido es que me dejen jugar”, lamentó el argentino, de 31 años, hace unos días. El sindicato de jugadores de la Euroliga ha pedido que se solucione cuanto antes el embrello y sus compañeros en el Estrella Roja lucen en una camiseta la frase Free Fau (Liberar a Facu).

El único refugio de Campazzo es por ahora la Liga Adriática (el Estrella Roja es segundo tras el Partizán), donde el albiceleste se lució este pasado domingo con 23 puntos (cinco triples), nueve asistencias y siete rebotes en 28 minutos en el triunfo ante el Skopje por 57-80. Ese es el alivio para un jugador que con el Madrid alzó dos Euroligas, tres Ligas, dos Copas y cuatro Supercopas antes de emprender la aventura de la NBA. Tras dos cursos en Denver, Campazzo apuró todas sus opciones para continuar en Estados Unidos en un último intento de brillar en la meca. Encontró acomodo en Dallas bajo la aprobación de Luka Doncic, con quien había coincidido de blanco, pero en los Mavericks apenas jugó 52 minutos repartidos en ocho encuentros, con 1,3 puntos y 1,1 asistencias de media. Le mostraron la puerta de salida, fue sustituido por Kemba Walker, de quien también acaban de prescindir, y regresó a Europa. “En el Madrid me ayudaron mucho para volver, pero no pudimos alcanzar un acuerdo”, expresó el argentino. Recaló en el Estrella Roja, puede que de paso hasta dar otro salto, y sin sospechar que cuando le tocara enfrentarse al equipo donde triunfó una multa le dejaría, cansado y triste, sin poder botar el balón.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment