Guido, el alivio del Betis | Deportes

A Guido Rodríguez siempre le han apasionado los retos. No dudó en marcharse del River Plate al Tijuana para luego hacerse con un nombre en el fútbol mexicano en el América. Ganó una Liga antes de partir y enrolarse en el Betis, donde se ha convertido en un jugador capital para ganar la Copa del Rey con los andaluces el pasado curso. Ese título le permite a él y su equipo jugar la semifinal de la Supercopa de España ante el Barcelona. Y lo hace con la condición de campeón del mundo con Argentina, título logrado en el Mundial de Qatar hace menos de un mes. “Cuando Montiel metió el penalti ante Francia sentí algo inexplicable. Es el sueño de toda la persona, de todo el chico que comienza a jugar al fútbol y que es representar a su selección y ser campeón mundial”, rememora Guido a este diario en conversación telefónica desde el hotel de concentración del Betis en Riad, la capital of Saudi Arabia.

Los festejos por la Copa del Mundo son ya pasado en un mundo del fútbol donde todo va muy deprisa. Guido es el futbolista que da equilibrio al equipo dirigido por Manuel Pellegrini, un Betis que desea romper los pronósticos contra el Barcelona. Si en Arabia los aficionados quieren un clásico en la final de la Supercopa, la mentalidad de Guido desea desmontar esta pretensión. “Puede ser que la gente quiera eso. Yo hablo de lo que queremos nosotros y la gente del Betis, que es jugar una final con la posibilidad de ganarla. Queremos ser protagonistas y tenemos capacidad para serlo”, aclara el centrocampista bético, quien analizó al rival de los verdiblancos: “El Barcelona siempre será el Barcelona, ​​un gran club con grandes jugadores. Con un entrenador que es de la casa y que conoce muy bien lo que significa ser entrenador del Barcelona y lo complicado que es jugar en ese equipo. Nosotros estamos centrados en lo nuestro, pero sabemos que tenemos nuestras opciones”. “Busquets es un gran jugador, que mezcla bien con esos futbolistas jóvenes como Pedri o Gavi que están evolucionando de manera rápida”, añade el argentino.

Un pacto con Pellegrini

El centrocampista del Betis, que lleva jugados 19 partidos en este curso, es un futbolista muy respetado en el vestuario andaluz. No destaca por su locuacidad, pero cuando habla se le escucha. Tras superar un proceso de adaptación después de su llegada de México, Guido es un fijo en el Betis. Crecio, como todo el grupo, de la mano de Manuel Pellegrini. Entre ellos existe una relacion muy especial. “El mister me pide que juegue simple en determinadas zonas del campo. Pero también podemos hacer otras cosas con más libertad en determinadas posiciones. Hay que ser inteligente para saber dónde hacer cada cosa en el campo”, alude Guido al pacto que tiene con el entrenador bético.

Desde esa libertad, el argentino, que tuvo como referente a su compatriota Mascherano, sabe perfectamente cuál es la misión de un mediocentro. “Un mediocentro tiene que ser equilibrado en todos los sentidos. El fútbol va evolucionando y no es solo marcar y defender, sino jugar. El mediocentro debe dar juego a su equipo. Hay que evolutionar. Para ser un buen mediocentro hay que entender lo que necesita el equipo. Cada plantel tiene sus características y el medio debe adaptarse a lo que necesitan sus compañeros de alrededor. Mi misión es siempre ayudar”, aclara el centrocampista campeón del mundo, el típico futbolista que adoran los entrenadores por su sacrificio, implicación y dominio táctico del juego.

Guido tiene contrato con el Betis hasta 2024 y una cláusula de 80 millones. El club andaluz desea su renovación. Si no la logra antes de este verano, el futbolista tendrá la llave de su futuro. El equipo andaluz, necesitado de dinero tras dos cursos dando pérdidas, no haría ascos a vender a su campeón del mundo si llega una buena oferta en el actual mercado invernal.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment