Irene Paredes: España en el Mundial: suflé de expectativas | Mundial Qatar 2022

respect. Empezaré por destacar lo que para mí mejor manejaron los jugadores españoles y Luis Enrique en el partido contra Costa Rica. Fue algo mas que el balón. Se trata de su actitud, la combinación entre competir hasta el último minuto, sin perder el respeto a un rival al que estás goleando. Parece lo normal, pero ahí se ve el nivel de compromiso, compañerismo con el rival y profesionalidad de los jugadores. A nosotras a menudo también nos pasa encontrarnos en situaciones de este tipo, grandes goleadas. Cuando sucede, nos comunicamos dentro del campo para no relajarnos. Por un lado, la importancia de seguir trabajando, de hacer las cosas bien, de dar importancia a cada detalle, para que cuando lleguen los días en los que haya menos ocasiones, seamos capaces de hacerlo bien. Por otro, no hace ni falta que nos digamos que hay que respetar a las rivales. Mis compañeras y yo intentamos empatizar con las rivales, ponernos en su lugar y pensar en qué nos gustaría a nosotras si la situación fuese al revés. Porque goleadas podemos recibir cualquiera. Por tanto, ni celebraciones excesivas, ni lujos innecesarios en el césped, así también se forja un equipo campeón.

Partido. Tras lo vivido contra Costa Rica, estoy segura de que habrá cierto suflé en cuanto a expectativas sobre la selección, y es que no pudo haber mejor partido para entrar con confianza en la Copa del Mundo. A Luis Enrique se le vieron las intenciones desde que presentó el equipo titular con Rodri de central y Marco Asensio de falso nueve. Filtrar muchos balones de calidad, mientras Dani Olmo y Ferrán fijaban su línea defensiva. Mucha posesión y mucha superioridad por dentro para poder atacar. Y salir a ganar, sobre todo empezar ganando en el mundial. Evitando sustos como se han llevado otras selecciones.

Fue un partido para gustarse y coger confianza, pero a base de trabajo. España tuvo chispa y frescura. Enseguida se crearon ocasiones y lo mejor, se materializaron. Costa Rica no dejaba de perseguir sombras. Es normal que tras esta gran victoria las expectativas hayan crecido. Las sensaciones son buenas. Se puede soñar, tenemos equipo para ello, pero ojo que quedan rivales peligrosos. Sin confianzas podremos seguir consiguiendo los objetivos. El domingo jugamos contra Alemania. Llegara herida. Peligro. Seguro que será un partido diferente y difícil. Para ellos es una final. Se viene partidazo.

Expectativas. Todos valoramos las situaciones, vivencias y resultados de lo que vemos dependiendo de las expectativas que nos hayamos generado sobre las cosas. En cuanto salió la lista de Luis Enrique, cada uno en nuestras cabezas, con nuestras experiencias y los jugadores que esperábamos que estuvieran en ella, generamos nuestros juicios. Para mí, los jugadores que están en el mundial son los mejores para estar allí. Hay muchos futbolistas en España de altísima calidad, que llevan años rdiendo a nivel de selección y que, por mínimos detalles, o simplemente por gustos personales del seleccionador, se quedan fuera de una cita mundialista. Somos los que somos, y con este equipo hemos venido a pelear por todo.

Poniéndome en la piel de estos jugadores, no me gustaría que se les compare con los Puyol, Piqué, Casillas, Xavi, Iniesta, Torres, etc. A día de hoy, sería injusto pedirles lo mismo que a esa generación de oro. Sarabia, Pedri, Gabi, etc, son diferentes, con características distintas pero tienen la suerte de haber tenido de referentes a unos campeones del mundo, y haber jugado con algunos de ellos. Estoy segura de que todos llevan tiempo soñando con poder hacer lo mismo algún día.

Quién sabe si les ha llegado el momento. El comienzo ha sido esperanzador, aunque es momento de mantener la calma. Aquella selección consiguió lo que nadie ha alcanzado, dos títulos continentales y uno mundial consecutivos, pero no todo fue de color de rosas. Hubo crisis, cambios, jugadores que se quedaron por el camino, se pasó de Luis Aragonés a Vicente del Bosque… Diferentes personas, pero todos con un mismo objetivo, y lo más importante, una misma manera de entender cómo conseguirlo. Esa es la base para poder luchar por alcanzar el éxito.

Siempre he pensado que no hay mejor combinación para un grupo que mezclar la veteranía de los que han vivido mucho, con la juventud, que aporta nueva energía, ilusión y ganas de hacerlo bien. Si a todo esto le sumas el talento que existe en este momento, es normal que se generate altas expectativas.

Suscribete aqui a nuestra newsletter especial about the Mundial de Qatar

Suscribete para seguir leyendo

Lee sin limits

Leave a Comment