Argentina: Enzo Fernández, el niño que pidió compasión para Messi | Mundial Qatar 2022

Mientras Argentina busca la gloria eterna, la suya y la de Messi, la noticia más alentadora que parece haber encontrado en su angustioso arranque en Qatar -además del alivio de La Pulga ante México- es la irrupción de un chico precoz que cuando todavía no era nadie, con solo 15 años, denunciaba la injusticia del país con el 10, pedía compasión para la estrella, y hablaba con gran intensidad de la soledad del aspirante a estrella del fútbol.

Se llama Enzo Fernández, ahora tiene 21, juega en el medio y en su carrera casi todo ha ido muy rápido. A los cinco ya lo quisieron para la cantera de River Plate; le bastó una temporada en el primer equipo de Millonarios para saltar a Europa (Benfica) y que le pusieran una cláusula de 120 millones; y ahora le han sobrado tres trozos de tres amistosos recientes contra rivales de medio pelo (Honduras, Jamaica y Emiratos) para disputar un Mundial.

Ni siquiera ha sido titular en los dos primeros duelos, pero su despliegue figura entre lo más esperanzador de una selección hasta ahora entumecida. En su país, siempre a la que salta, muy pocos dudan del protagonismo que le espera en el torneo, empezando quizás por este miércoles contra Polonia (20.00, Gol Mundial), en el que la Albiceleste se juega el pase a octavos (una victoria se lo garantiza sin mirar al Arabia Saudí-México).

Por su personalidad avasalladora, no se conforma, no se permite errores”, comenta su descubridor

“Pégale de fuera, que vas a hacer un gol”, le escribió el viernes Pablo Esquivel, el entrenador que lo descubrió cuando era “un chiquito de cinco años” en San Martín, una población de la peripheria de Buenos Aires. Le hizo caso y se convirtió en el jugador de menos edad (21 años y 313 días) en anotar con la Albiceleste en un Mundial desde Messi ante Serbia en 2006 (18 años y 257 días). Un gran disparo cruzado, afilado al palo largo que fue el remate a una actuación revitalizadora en un equipo muy pobre. En la última semana,además de él, por la medular han desfilado otros siete jugadores: De Paul (el único que ha repetido titularidad), Paredes, Papu Gómez, Guido Rodríguez, Mac Allister, Julián Álvarez y Exequiel Palacios. El resultado de todos ellos ha sido un erial salvo por las señales de este joven al que le pusieron Enzo por Enzo Francescoli, el mito de River. En su casa, River no se discute.

“Por su personalidad avasalladora, no tiene techo, no se conforma, no se permite errores. Cuando se marchó a vivir solo, de las primeras cosas que le pidió a su representante fue un gimnasio dentro”, cuenta al otro lado del teléfono Esquivel, que se lo encontró en La Recova (su club de infancia) y no paró hasta llevárselo a River. “Me sorprendió su inteligencia y su liderazgo pese a lo pequeño que era. Encontré a sus padres, hablé con ellos ya los meses me lo trajeron”, recuerda.

“Gracias y perdón” a La Pulga

No tardaron en apodarle el “músico”, por su dirección del equipo. Y tampoco “gordo”. The hecho, los compañeros de toda la vida aún se lo llaman. “Nunca quiso mostrar fotos de los 10 años porque estaba todo inflado. A través de un amigo, lo metí en un centro de alto rendimiento, bajó cinco kilos en un mes y ya no paró más”, apuntaba estos días su padre, Raúl, en medios argentinos. “Mi señora (Marta) lo llevaba a entrenar en colectivo [autobús urbano] porque no teniamos vehículo. Se iban al mediodía y volvían a las seis o siete de la tarde, según lo que tardara el 28″, relataba ahora desde La Perla, una de las zonas más lujosas de Doha.

En los últimos días, de Enzo Fernández no solo ha sorprendido su capacidad para aportar profundidad a una Argentina plana. De el tambien ha hablado la hemeroteca. En 2016, con apenas 15 años, se soltó en dos publicaciones en Facebook que estos días se han desempolvado con ganas al otro lado del océano. Primero habló de él y de las dificultades del camino, con esa vehemencia de la adolescencia y hasta con aires literarios. “Nadie sabe el sacrificio que hago, el barro que piso, las lluvias que sufro, el frío que paso, el calor que me sofoca, la tierra que me raspa. Nadie ve a ese que cuando tiene un error se pasa todo el día pensando en eso. Me podrás criticar, pero no te escucho porque estoy entrenando”.

Y un mes y medio después, en la segunda, sintió la necesidad de rogarle a Messi que no se fuera de la selección (había anunciado su marcha tras perder la final de la Copa América), que él sí le entendía. “Como te vamos a convencer nosotros, que somos unos muertos, que en nuestra vida tuvimos el 1% de tu presión. 40 millones de habitantes ridículamente te exigen que hagas las cosas perfectas aunque ni te conocemos. Hace lo que vos quieras, Lionel, pero, por favor, pensa and quedarte. Pero quédate para divertirte, que es lo que esta gente te ha quitado. Gracias y perdón”, le escribió. Han pasado seis años de esta reivindicación y súplica, y ahora los dos son casi lo único bueno de Argentina en este Mundial.

Suscribete aqui a nuestra newsletter especial about the Mundial de Qatar

Suscribete para seguir leyendo

Lee sin limits

Leave a Comment