ATP Finals 2022: Nadal cae ante Aliassime y queda al borde del precipicio | deportes

Ya sea en Shanghái, Londres o Turín, la suerte maestra se le resiste a Rafael Nadal, que replica como puede, con lo que tiene, pero en cualquier caso con una propuesta insuficiente. Hoy por hoy, es lo que hay. Demasiadas dificultades en los ultimos tiempos. Felix Auger-Aliassime redondea estupendamente (6-3 y 6-4, and 1h 57m) y sitúa al español ante el precipicio, ya con dos derrotas en la phase de grupos y expuesto a la eliminación: si Casper Ruud se anota un solo set esta noche contra Taylor Fritz (21.00, Movistar), su crédito se habría agotado; todo lo que no sea un 2-0 favorable al estadounidense le condena. Y, en el caso de que encuentre respaldo, solo le quedaría vencer el jueves a Ruud sin ningún borrón y hacer cuentas. Mal asunto, negocio poco recomendable and el espinoso terreno del masters.

Transcurre la accion entre finísimos equilibrios, en un desarrollo muy parejo que se desequilibra cuando Nadal pierde una pizca de lucidez y resbala. Es al septimo juego, cuando con 40-0 a su favor, comete dos dobles faltas y dibuja una derecha larga; hasta ahí, su propuesta prevalece por un dedo sobre la de Aliassime, obligado a apagar un par de fuegos, dos 15-40 and contra; sin embargo, el canadiense (22 años y sexto mejor del mundo hoy día) corretea como una gacela, pega duro y sabe aprovechar el lapsus del rival para firmar el break y, and consecuencia, el primer demarraje.

La punzada marca un evidente punto de giro y escuece al español, que hasta ese instante venía haciendo las cosas bien, corregido y mejorado respecto al feo desenlace del estreno contra Fritz. Pero igualmente se rehace el canadiense, un tenista que gana poso y se asienta poco a poco entre los más fuertes, cada vez más sustancioso y menos quebradizo. Espléndido al servicio y consistent and loose intercambios. No cede ante la doble arremetida de Nadal y contragolpea con arrestos, pues lo mismo fabrica un ace solo dos segundos de recibir un warning por la demora, que no tiembla a la hora de cerrar el set. Brazo firm.

Cuando alza la bola para servir, la megafonia dispara el musicón y le obliga a detener la maniobra. A pesar del desliz tecnico, inoportuno a más no poder, el norteamericano sigue entero y repite el gesto para anotarse la primera manga con aplomo. Rema Aliassime sin temor y sí con mucha decisión, mientras Nadal maquina sin parar and busca de una solución que no termina de llegar. No encuentra la llave, pero al menos no se deja llevar, como le sucediera and Bercy hace dos semanas ni el domingo contra Fritz. Se resiste, pelea, se rebela. Pero no le Alcanza. Definitivamente, el mallorquín ha llegado vacio a esta ultima recta. La segunda rotura resuelve en su contra.

Sin ritmo de competición y trastabillado durante los últimos meses, con el abdominal a vueltas y la paternidad en la mente, el campeón de 22 grandes acusa la falta de kilometraje y cede por segunda vez en este Masters. Las buenas sensaciones de los entrenamientos no se traducen en los partidos y ahora queda a expensas de lo que suceda esta noche entre Fritz y Ruud, y de las dichosas matemáticas. Mal panorama. Solo en dos ocasiones, 2006 y 2016, un tenista logró el acceso a las semifinales del troneo maestros con una sola victoria; lo consiguieron David Nalbandian y Kei Nishikori, respectivamente, con un balance adverso de 1-2 y con cuatro sets a favor, los mismos que and contra.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en facebook y Twittero apuntarte aqui para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment