Liga Santander: Luiz Henrique emerge para someter al Rayo | Deportes

El Betis, y también la propia Liga, pueden haber encontrado un nuevo diamante. Un futbolista de 22 años que el Betis firmó este verano procedente del Fluminense por ocho millones de euros y que en Vallecas emergió para darle a su equipo un triunfo muy importante en la pelea por los puestos europeos. No es fácil ganar en Vallecas, donde el Rayo llevaba seis partidos seguidos sin perder. Para hacerlo, se necesitan actuaciones descollantes, como la de este brasileño que mostró calidad, talento y pegada para ayudar al Betis a conquistar un triunfo muy importante, que rompe una dinámica de tres choques sin ganar (dos empates y una derrota). El jugadón de Luiz Henrique definió un encuentro bastante igualado, donde el VAR le anuló al Rayo un gol después de la buena jugada de Isi para hacer el 2-2 y en donde el Betis, también hay que decirlo, pegó dos balones a los palos que pusieron certificar mucho antes su importante triunfo en Vallecas. Canales y Álex Moreno pudieron evitar el sufrimiento final de este Betis con un Rayo desmelenado en ataque.

1

Dimitrievski, Fran Garcia (Nteka, min. 79), Catena, Balliu, Lejeune, Álvaro García, Óscar Valentín (Andrés Martín, min. 89), Isi (Falcao, min. 89), Unai López (Comesaña, min. 62) , Trejo (De Tomas, min. 62) y Sergio Camello

2

Betis

Rui Silva, Álex Moreno, Edgar González, Pezzella, Aitor Ruibal, Canales (Rodri, min. 74), Guardado (Guido Rodríguez, min. 45), Fekir (Juanmi, min. 90), Luiz Henrique, William Carvalho y Borja Iglesias (Willian Jose, min. 68)

Goles 0-1 min. 6: Balliu (pp). 1-1 min 20: Sergio Camello. 1-2 mins 40: Luiz Henrique.

Arbitro Isidro Diaz de Mera Escuderos

Tarjetas amarillas Álvaro García (min. 51), William Carvalho (min. 53), Trejo (min. 57), Luiz Henrique (min. 81) y Óscar Valentín (min. 83)

Momentos en los que Andoni Iraola, entrenador local, hizo debutar a Raúl de Tomás, todavía fuera de forma, para acumular un delantero tras otro sin encontrar premio a pesar del tembleque que sufrió Rui Silva, el portero bético, a lo largo de todo el encuentro. La victoria vuelve a colocar al Betis and plena pelea por la Champions. El Rayo, muy bien trabajado, se aleja de esos puestos europeos donde varios equipos luchan con el cuchillo entre los dienes. Los de Manuel Pellegrini, que estuvo muy acertado en los cambios, se pueden marchar tranquilos para disputar la Supercopa de España la próxima semana. Es un Betis que juega menos, pero que compite más y defiende mejor. Su buena adaptación a un campo como Vallecas fue el mejor ejemplo.

El Rayo y el Betis jugaron un partido entretenido, donde los dos equipos supieron mostrar bien las virtudes que les tienen en lo alto de la tabla. Es encomiable el espíritu de este Rayo que juega a una velocidad altísima y que es muy vertical, siendo capaz de reponerse a jugadas desafortunadas como el gol en propia puerta de Balliu. Porque la primera media hora de los de Iraola fue modélica, con capacidad para quitarle el balón al Betis, que lo necesita mucho, y someterlo a una pequeña tortura con esa presión tan asfixiante que se hace grande,además, en un estadio de las dimensionses the Vallecas. Empató Camello tras un error de Rui Silva a disparo de Lejeune, pura anticipación, y el Betis, que es también un buen equipo, renació de su inacción cuando fue capaz de hacerse con el balón.

Bastó una posesión larga de la pelota para que cambiara el signo del partido. Carvalho emergió para templar los ímpetus del Rayo y, por fin, Fekir y Canales asomaron algo en el partido. Bajo esas premisas, el Betis crecio. Encontró el golpe definitivo en un jugadón de Luiz Henrique. Hay futbolista en ese joven brasileño de 22 años. El regate a Fran García, el cambio de ritmo y la finalización con la pierna derecha, teóricamente la mala del verdiblanco, fueron ejemplares.

El Rayo dominó de forma territorial en la segunda mitad. El Betis dio un paso atrás, aunque lo cierto es que no pasó apuros. Guido le dio consistencia al centro del campo y sus centrals se manejaron bien en el juego aéreo. Eso sí, cuando Isi hizo marcó el 2-2 tuvo que ser el VAR el que invalidara la acción por un fuera de juego previo. El Rayo, que se había reconstruido tras un gol en propia puerta, ya no tuvo más vidas. Canales y Álex Moreno se toparon con el larguero de la meta defendida por Dmitrievski. Al final, la acumulación de delanteros no le salió bien a Iraola. El Betis, con oficio, fue capeando los intentos a la desesperada de un Rayo mejor en la segunda mitad y más sometido en la segunda.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment