João Félix viaja a Londres para cerrar su cesión al Chelsea | Deportes

João Félix jugará cedido hasta final de temporada en el Chelsea. El jugador ha tomado un vuelo a Londres a las once de esta mañana para pasar el reconocimiento médico. Las desavenencias futbolísticas con Diego Pablo Simeone, que ya comenzaron a surgir desde los primeros meses de convivencia, han desembocado en esta ruptura momentánea que puede ser definitiva el próximo 30 de junio. El acuerdo con el conjunto londinense, que ronda los diez millones de euros por el préstamo más el salario del jugador (23 años), no incluye una cláusula de compra obligatoria, pero si en estos seis meses el jugador logra revalorizarse su regreso al Atlético se antoja complicado si Simeone sigue al frente del equipo.

Para que Miguel Ángel Gil Marín, máximo accionista de la entidad rojiblanca, desbloqueara una operación que ha tratado de evitar hasta que se convenció de que el jugador ya no aguantaba más bajo la dirección del técnico argentino, ha sido necesaria la ampliación hasta 2027 del contrato de João Félix, que expiraba en 2026. Este alargue del compromiso suaviza la amortización de los 127 millones de euros que el Atlético abonó por su traspaso al Benfica en el verano de 2019 para paliar la marcha de Antoine Griezmann al Barcelona, ​​pero también es un mensaje al futbolista. El club considera que la inversión más cara de su historia no puede ser tratada como si fuera un jugador cualquiera para andar de cesión en cesión si no se diera un traspaso en verano. La dirigencia rojiblanca ha querido dejarle claro al luso que aún es un valor del Atlético y también que el precio por dejarle salir cedido debía ser recompensado por su parte con ese año de más.

Desde hace tiempo, el enquiste del problema abocaba a la disyuntiva a la que nunca quiso llegar el club, el entrenador o el jugador. El pulso lo ha ganado Simeone, aunque ha dejado secuelas en el crédito y la confianza que la dirigencia mantiene hacia su figura, ya desgastada por el paso de los años y la sensación, cada vez más acrecentada, de que el potencial del plantel no se corresponde con los resultados del último año y medio. El caso de João Félix se ha convertido en el gran exponente de esta conclusión que ha larvado en el seno del club. Son muchas las voces internas que cuestionan la gestión de Simeone con una contratación en la que había puestas muchas esperanzas.

Esta separación temporal se produce en la campaña en la que Simeone propagó en su inicio que sería la de “João Félix y diez más”. Seis meses después, la relación futbolística es imposible. Tras sentirse humillado deportivamente por el preparador argentino tras comenzar a prescindir de él después de la derrota en el derbi con el Real Madrid, João Félix comunicó a su representante, Jorge Mendes, ya Gil Marín su intención de salir en este mismo mercado invernal. Este último nunca ha digerido bien las suplencias de su contratación estrella, encuadrada en una futura y jugosa venta si se hubiera dado una explosión definitiva del jugador en el Atlético. Esta no se ha dado en tres años y medio y todas las partes esperan que se produzca en estos seis meses en el Chelsea.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Leave a Comment